domingo, 2 de noviembre de 2014

De cómo algunos políticos alimentan a sus trols

El objetivo de un trol no solo es agredir a una persona o comunidad, sino irritar, "sacar de sus casillas" a sus víctimas. Generalmente, muchos caen en el juego de la provocación, y responden violentamente con señalamientos a estas cuentas, muchas de ellas, anónimas. Este es un éxito para el trol, pues logra protagonismo y se fortalece. 

Dentro de los políticos que sigo, la cuenta que más alimenta trols es la del Presidente de la Honorable Junta Directiva de la Asamblea Legislativa, @sigfridoreyes, pues es la que más responde y retuitea mensajes agresivos de detractores y simpatizantes. 

Hace algunas semanas, el diputado posteó lo siguiente: @MasQuePalabras: “Si te caigo mal, toma turno, busca asiento y espera a que me importe. Dedicado a los trolles areneros y conexos!” (ver aquí la nota). 

Un error garrafal. En lugar de restarle importancia a la crítica, lo que el diputado hizo fue alborotar el avispero. Reyes fue duramente criticado por perder la compostura y rebajarse ante sus críticos y trols con ese tipo de mensaje. Es algo que no se espera de un político con ese cargo.

Hace unos días, sentado en la hamaca de mi casa, vi esta imagen en perfil del mismo Presidente de la Asamblea Legislativa: 



Viniendo de una figura de autoridad y respeto como Reyes, esto me pareció el acabose. 

¿Realmente pensamos acabar con las prácticas abusivas compartiendo este tipo de material en nuestros TL? El promocionar este tipo provocaciones no hace más que generar violencia. Esto es abuso, resentimiento, intolerancia, y esto propaga más la violencia en la red (máxime, viniendo de una autoridad como el diputado en cuestión). 

En el caso de Reyes, en lugar de socializar el trabajo que hace en la Asamblea Legislativa, promociona mensajes ofensivos, burlándose de periodistas, políticos y empresarios que no comulgan con su pensamiento político, convirtiéndose, en el fondo, también en trol. 

Recomendaciones para no morder el anzuelo

No alimente a los trols. Lo mejor que se puede hacer es ignorarlos. Al responderles airadamente se les está dando razón a su crítica y crea en ellos un sentimiento de superioridad. 

Algunos expertos sugieren, incluso, ser amable con ellos, darles las gracias por su comentario y responder con educación a manera de no darles el gusto de evidenciar molestia alguna de nuestra parte. 

Si persisten, lo más recomendable es bloquear a estos usuarios. 

Tanto en las redes sociales, como en la vida real, uno está expuesto a toparse con cualquier tipo de persona. Si no le gustan las críticas, lo más recomendable es no tener cuenta en ninguna red social. Es necesario que nuestros líderes y representantes den un buen ejemplo con el uso de las redes sociales, y cuando hablo de buen ejemplo me refiero a potenciar esta vía para destacar logros y promover ideas interesantes para el beneficio del país, y no para burlarse infantilmente de quienes no están de acuerdo con uno. Luego, no nos quejemos de las campañas sucias, ni vengamos a pedir “juego limpio” cuando, en la práctica, algunos han hecho lo contrario.

Eso sería un buen primer paso.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...