Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2009

No estaba muerto ni andaba de parranda.

Imagen
Nada más anduve en una "Operación Milagro". Me compré el "Ulises" de James Joyce, una bicicleta clásica roja, bonita, como la que usa Guido en "La Vida es Bella", y estoy yendo al gimnasio (jejeje, por salud, pues), además de publicar seguido en Blogotepeque (el mejor colectivo de Centroamérica y el Caribe).
Hoy he visto la Luz, no me pregunten por qué, ni cómo, sólo lo sé y ahora tengo ganas de ser EL Diablo.
:)

Ninguna semana es fácil

Imagen
mucho menos ésta que pasó, sin embargo, uno siempre encuentra momentos especiales que le llenan de alegría: noticias, logros, felicitaciones y libros.
Sí, tuve un par de felicitaciones de parte de mis jefes que me cayeron como anillo al dedo y mermaron un poco el estrés que me había diagnosticado la médico en el seguro social. En medio de metacarbamol, ibuprofeno y vitamina b12 regresé a trabajar. Una semana antes había comprado Indolencia.
Nada más me senté a leer y a disfrutar de los cuentos perfectos que ahí hay. Cuentos muy al estilo de Moya y muy al estilo que me gustan. Encontré además algunas ideas que ya había tomado yo entre mis apuntes (nadie es perfecto) que no dejan de hacerlo sentir bien a uno.
"Amaranta" ya lo había leído antes en "Del amor de la muerte" y "Percance" y "Advertencia" en "Perfil de Prófugo".
Más de alguna vez tuve la intención de poner uno de ese textos aquí. Percanse me parece delicioso, contrario de Adverten…

Los muchachos más vistos en la televisión salvadoreña

Imagen
Lo que parece gracioso es, que a pocos días para las votaciones, en la propaganda de ambas instituciones en contienda, no hayan sido sus propios candidatos los más mostrados en la pantalla chica.


Al presidente Chávez ya me lo puedo de pe a pa. Ya aprendí a hablar hasta con el mismo cantadito. y me siento más venezolano arrepentido que salvadoreño.

"¡Chávez quiere dominar El Salvador! Chávez se comerá a tus hijos, cocerá tus ojos y almorzará tus tripas. ¡Chávez es el diablo! (y más vale por eso que por viejo). Su manto de sombras envuelve a todo el continente y caerá fuego del cielo, las aguas del río Lempa se teñirán de sangre, las ratas devorarán el poco alimento nos queda, las langostas acabarán con la desarrollada agricultura que tenemos en el país. A mi hijo de cuatro se lo llevarán a Cuba. Seremos como los nicaraguences y hondureños de miserables, peor aún, seremos venezolanos. Seremos escorias, esclavos si entregamos nuestra patria, nuestra libertad, nuestro credo, nuestros d…