Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

Historia de los imbéciles

1. El señorito

"No hay libros morales ni inmorales. Los libros están bien o mal escritos. Sencillamente".Oscar Wild.

        El señorito imbécil se levanta de su cama y se mira al espejo todos los días. Generalmente le gusta lo que ve. Él no sabe que es un imbécil, no a ciencia cierta, pero lo presiente. Ayer lo intuyó al verse otra vez frente al espejo. Su hermano mayor lo estaba mirando. Él se percató de cómo él sonrió.
El señorito imbécil tiene malos hábitos, como todo imbécil, pero él los tiene finos. Coge la tasa como un imbécil, camina como tal y hasta habla como uno. Tiene amigos que celebran sus imbecilidades. Solo que ellos no se enteran de su misma condición. A veces él les hace regalos o les juega bromas para parecer menos imbécil que ellos, pero siempre encuentran el modo de dejarlo en evidencia.
Papá es dueño de un establecimiento donde gente seria se anima a llegar. Mamá vive de una jugosa pensión por pasarse treinta años enseñando a ser imbéciles a niños pequeños.…

De la necesidad de la evaluación institucional

Imagen
voces.org.sv
Desde que inicié la asignatura de Evaluación Institucional no he hecho más que fijar cada vez más mi afición por la naturaleza de la evaluación. En la cabeza me martilla cada vez más la “cultura de evaluación”, no solo para una institución, sino para los profesionales en educación. Supongo que he tenido experiencia en ello: he trabajado en instituciones de gran exigencia evaluativa y he practicado más de algún deporte donde se entrena, se corrige y se mejora. 
Creo que mejorar no depende, en exclusiva, de nuestra voluntad sino de las opciones institucionales que se nos ofrezcan. En muchas instituciones pueden existir excepcionales profesionales, pero si no se crean condiciones para su desarrollo, oportunidades y un proceso de mejora continua, se corre el riesgo de estancarse y el dinamismo y energía en una institución, se atrofia. Por ejemplo, en la institución donde actualmente laboro los procesos son mucho más lentos y burocráticos que mi trabajo anterior, el ambiente …