Un Nacimiento hecho de plastilina

La semana pasada pasé con Ricardo Gabriel y María José construyendo un Nacimiento de plastilina como proyecto para la Feria de Logros. Siempre que estoy con ellos tratamos de hacer algo divertido, y sobre todo, de platicar. Hablamos sobre los consejos que me daba mi madre cuando niño, recordamos historias viejas, mitos, leyendas, e imaginaros cómo sería el futuro de la tierra dentro de un par de años. Casi siempre inventamos historias graciosas. Ricardo Gabriel me da un tema y trato de inventar e inventar con uno y dos personajes, y así terminamos con una historia loca y desenfadada. Los días se nos pasan rápido. Esos no fueron la excepción.



Para elaborar las figuras intentamos modelarlas con un esqueleto metálico. Usamos un cable delgado, alicate, plastilina y modelina de barro. Yo me dediqué a elaborar al Niño Jesús, José y María. 



 Ricardo Gabriel, defendiendo su proyecto




Nos llevó veinte días terminar el proyecto. El Nacimiento contaba con un pequeño mercado al que denominamos "Mercadito de Nazareth". También hicimos a Monseñor Romero, Monseñor Rosa Chávez y a San Francisco de Asís de plastilina, muchos animales, dos casas de durapax y decoramos con plantas de plástico y papel los contornos y pasillos de la ciudad. 

Aunque en la escuela no otorga ningún lugar en su Feria de Expo, Ricardo Gabriel se llevó el reconocimiento de todos al compartir sus habilidades con la plastilina. Memorizó toda la información sobre la Técnica del modelaje, y entregó animalitos hechos de plastilina como recuerdo para quienes se le acercaban a indagar sobre el proyecto.
A todos nos fue bien. María José también fue reconocida por su trabajo sobre los procesos matemáticos de la suma y la resta.


Disfruto cada día que paso con mis seres queridos, particularmente con mis hijos. Hace algunos años, Rafael Menjívar Ochoa me dijo algo que nunca olvido, y es sobre lo significativo de tener hijos propios: uno se ve en ellos. Yo me veo en ellos. Espero que algún día, cuando estén grandes, también ellos se vean en mí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador