Transporte público: sinónimo de muerte en El Salvador

Cuando uno se sube a un bus, en mi país, cualquier cosa puede pasar. Puede que el autobus vuele y termine en en fondo de un barranco, o que sea arrastrado por la corriente de un río. Puede que caiga sobre un auto o que colisione en un consultorio clínico, una casa, una champa, una escuela. Sucede, también, que el autobús coliciona contra otros vehículos. Siempre hay heridos o muertos. Las razones son ya conocidas: imprudencia al volante (el busero iba drogado o hablando por celular), exceso de velocidad (¡el busero iba peleando vía!), desperfectos mecánicos (los autobuses están viejos y no reciben el mantenimiento que se merecen) o simplemente porque el busero se quedó dormido, calculó mal una vuelta, una cuesta o un poste.

Es decir, es más seguro practicar base jumping que subirse a una coster de la 44. Es más seguro trabajar en una planta nuclear o correr en un encierro de San Fermín que abordar a una 101-D. En El Salvador, el número de accidentes de tránsito provocados por autobuses y microbuses durante el año 2010 fue de 1,840 entre el 1 de enero y 7 de octubre (ver nota). Eso quiere decir que al menos unas 55, 200 personas aproximadamene sufrieron algún daño físico o psicológico al abordar una ruta de transporte público. En pocas palabras, viajar en autobús en El Salvador, está de muerte. Cualquiera sufre un ataque de pánico cuando el busero comienza a pelear la vía. Cuando comienza a rebasar autos, camiones, motocicletas a toda velocidad. O por el fuerte volumen de la aborrecible música que acostumbran a oír. O cuando le gritan a la gente "rápido, rápido, rápido" para subir o bajar de la unidad, so pena de que el autobús se mueva y uno se caiga, lo boten y le pase una llanta encima.

La ruta 33-B, por ejemplo, es una de las peores rutas de San Salvador. Sus motoristas no son educados,  manejan como si hubiesen aprendido a conducir en tractores o camiones de carga. Agreden a los pasajeros frecuentemente, y hay pocas unidades disponibles. El servicio que brindan es malísimo. Lo mismo sucede con la  29-H, que hace su recorrido desde Cumbres de San Bartolo hasta Metrosur. Sus unidades no son suficientes para la demanda. Los buses son viejos y no se les brinda mentenimiento adecuado. Hace dos meses uno de esos buses ardió en llamas porque se "recalentó" sobre el bulevar del Ejército. La ruta 29-H es una ruta aborrecible. Insufrible. Deleznable.

La ruta 44 coster es la ruta de la muerte. Ésta hace su recorrido desde la Santísima Trinidad hasta Santa Elena alcanzando velocidades hasta de 90 Km/h sobre la 49 avenida norte. Sus motoristas parecieran ser psicópatas reciclados del conflicto armado. Desde que uno se sube a esas cosas cae en la cuenta de que su vida depende de un psicópata obsesionado por la velocidad y el ruido. Definitivamente, esa gente no es feliz, y transmiten su infelicidad a los usuarios (ver nota).

Y podría seguir así y mencionar a todas las rutas de buses y microbuses de El Salvador, pero esa no es la idea. Realmente me molesta este tipo de abusos y que la gente se deje mangonear de tipos que no tienen la menor idea de "seguridad". Si los busereos reciben un subsidio, al menos, el gobierno debería negociar todos estos puntos antes de dárselos. El subsidio es para que la gente viaje barato y seguro, no para que los maltraten o terminen en un hospital.

Este post nace porque me conmovió leer hoy la noticia de dos fallecidos producto de la imprudencia al volante y de los desperfectos mecánicos de este bus que se conducía de Ilobasco hasta San Vicente:



Dos personas muertas y 21 heridas dejó como resultado un accidente del autobús de la ruta 530, ocurrido esta mañana en el kilómetro 56 de la carretera de San Vicente, a la altura del puente Acahuapa.

El autobús, que hace su recorrido entre Ilobasco y San Vicente, se accidentó poco antes de las 8:00 am. y según la PNC, se debió a la excesiva velocidad y una falla en el sistema de frenos, por lo que el vehículo se volcó a unos 100 metros del Río Acahuapa. Fuente: Lapágina.com.sv

 ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo el Viceministerio de transporte seguirá otorgando conceciones a gente irresponsable? ¿Cuántas muertes tienen que pasar para que se les exija condiciones necesarias para dedicarse a transportar gente de manera segura? ¿Quién responde por los daños? ¿Quién responde por la vida de estas personas? Somos personas, no ganado. Los salvadoreños nos la jugámos todos los días abordo de chatarras con dementes al volate. De verdad, ¡ya basta! Somos nosotros los usuarios quienes debemos comenzar por exigir respeto a nuestra persona. ¡Comencemos de una vez y que las autoridades hagan algo al respecto! ¿A quién le importa esto, además de éste servidor? ¡¿A quién?!

Comentarios

Samia Michel Giannini ha dicho que…
Lamentablemente, es un amargo sueño que se ha convertido en una pesadilla. La vida de los seres humanos perdió su valor. Vale más un teléfono celular, o un plasma que un alma.
Anónimo ha dicho que…
la gente tambien tiene la culpa al no denunciar estos abusos, la gente tiene que agarrarse los pantalones y exigir como un suario un trato digno
Anónimo ha dicho que…
y que me decis de los pitos, los malditos pitos, son un verdadero sufrimiento como estos tipos contaminan el ambiente haciendo sonar sus pitos como si descargaran todas sus frustaciones con ello. Les deberían de quitar los pitos a los buses pues los usan de la manera mas incorrecta: para ofender y molestar.
En España revisamos todos los autos una vez al año de manera oficial y obligatoria, impuesta por el gobierno y realmente está bien que los vehículos sean revisados y si tienen algún defecto tienen que arreglarlo o de lo contrario se retira el permiso de circulación, esto hace que halla menos averías en carreta y menos accidentes de trafico
le llamamos pasar la ITV, ( inspección técnica de vehículos)
saludos: desde España
Anónimo ha dicho que…
Comparto por completo tu opinion, son unas bestias, enfermos, desgraciados. Y el VMT por gusto, igual se denuncia y no hacen nada. La policia los ve y no hace nada. Una vez me toco estar en una coaster de la 44 que se desvio por completo de su ruta, yendo tras de un carro queriendolo chocar. Lo persiguio hasta ciudad Merliot. Son unos desgraciados. Ahorita mi unica esperanza es el Sitramss, y la SUBES, aunque esta ultima ya esta en el abandono, porque ya no encuentro donde recargarla.

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador