Negro



Negro es nuestro perro guardián. Pertenecía a la familia de al lado, pero don Daniel, el taxista, lo terminó por adoptar.

Tiene aproximadamente siete años de vivir a la entrada de la residencial. Su carácter es tan particular que me ha movido a dedicarle este post. Es un perro valiente, leal y muy inteligente. Podría decirse que nos pertenece a todos.

Es nuestro centinela en las noches, y la principal alarma contra transeúntes desconocidos. Negro es un macho alfa en su ocaso, y antes de que parta de este mundo quería dedicarle estas palabras.

PD. Si viviéramos en el antiguo Egipto, Negro sería el compañero perfecto para nuestra última morada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador