lunes, 6 de junio de 2011

Comentario del día siguiente - México v El Salvador

Imagen de notisistema.com

Durante los primeros 45 minutos México no encontró la llave para el cerco defensivo impuesto por los salvadoreños, un perímetro que comenzaba desde la media cancha con algunas ocasiones de ataque. Andrés Flores y Jaime Alas brillaron con luz propia, ambos incansables, aguerridos. Un fino Cheyo Quintanilla y un paciente y solitario Zelaya habitaron de vez en cuando el área alta. Se miraba un juego valiente, solo para aplacar el aire fogoso de los aztecas. Sin complejos, tal y como lo había dicho Israel.

Pero al iniciar los 45 minutos restantes se vio lo que se esperaba: un pujante México desesperado por marcar. Por el centro era casi imposible pasar con un potente Denis Alas y un veterano Quintanilla; así que Chepo divisó los puntos débiles que habíamos mostrado en el primer tiempo: las bandas. Y fue ahí donde enfiló.

El ex barcelonista Dos Santos encaró en el minuto 55 por su lado derecho, perfecto para la pierna zurda. La juventud y la poca velocidad a penas pudieron reaccionar. Un centro impactó la pierna derecha de Juárez al mismo tiempo que "El Mudo" Montes lo atajaba, pero quiso la suerte que en el rebote el balón chocara en el mexicano, y ese fue el primero.

La Selecta no se dejó amedrentar y encaró con calma, cuesta arriba y con un México confiado. Pero los errores no se hicieron esperar. Al minuto 58 caíamos 2 a 0. De Nigris encarriló confiado como recambio de Efraín Juárez y aprovechó un balón que se filtró entre las piernas de Luis Anaya para sumar uno a su cuenta. El mismo resultado con el que nos hundíamos contra Honduras y que se logró remontar. Paciencia y gallardía. Todavía había fe.

Pero fue en el minuto 60 cuando las esperanzas de La Azul se terminaron de desplomar. Javier “Chicharito” Hernández, hasta ese momento opacado en el partido, firmaba el tercero con un excelente cabezazo, muy a su estilo. En menos de diez minutos los sueños de La Selecta quedaban sepultados en el estadio de los Cowboys.

Israel apostó por Gilberto Baires más para la ofensiva que para la contención, pero para ese entonces ya era demasiado tarde, “Chicharito” dejaba el cuarto en la red, su segundo acierto en Copa. Los ánimos se vinieron abajo. Muchos aficionados, con seguridad, apagaron los televisores para no presenciar la masacre. Más adelante, Rudis Corrales y Shawn Martin no supieron concretar un par de jugadas a gol que hubiese significado el honor para los cuscatlecos.

Y hubo un quinto gol que muy pocos salvadoreños tuvieron la fuerza de presenciar. México lo hacía de nuevo. No solo nos pasaban encima, sino que la humillación fue tal que parecía injusto el resultado. La película de aventuras se tornó en una de terror.

Al final, nuestros legionarios cayeron ante una selección superior en cuanto a técnica y estrategia se refiere, con un proceso y una organización que el fut salvadoreño está a años luz de alcanzar. El ganador fue justo, no así el resultado; y si hay algo que reivindicar será el jueves cuando nos enfrentemos a Costa Rica en el estadio Bank of America. Espero que este no sea otro partido para el olvido.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo peor de todo no fue que perdio el salvador, sino la goleada que nos endosó, puta, como para morirse de la verguenza.
Gerardo.

Ricardo Hernández Pereira dijo...

Espero que este resultado lo asimilen los jugadores como los del Barca asimilaron la derrota en la Copa del Rey, y que para el próximo partido salgan a cazar. No se lo merecían, la verdad, pero vi que si se pudo jugar excelentemente bien un primer tiempo, puede jugarse así también un segundo. Madera hay, solo es de trabajarla.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...