Rafael Menjívar Ochoa

Rafael Menjívar ha sido más que un amigo para los que conformamos los primeros años de La Casa del Escritor. Nunca hemos sido sus discípulos, ni sus alumnos. Aclaro esto porque alguien en el MUTE nos llamó así. Nuestro trato jamás ha sido ese, sino todo lo contrario: todos somos compañeros de oficio, algunos con más experiencia que otros, pero al fin y al cabo compañeros que nos une el amor por la literatura.

Rafael Menjívar y Sandra Aguilar durante la premiación de Letras Nuevas de La Prensa Gráfica, 2009. Sandrá ganó con Sueños y Café.

Rafael es un profesional de las letras. Puso en marcha un proyecto ambicioso para formar técnicamente a talentos de poesía y narrativa. Nadie, que yo sepa, en la historia de nuestro país ha hecho algo parecido. Varios escritores ofrecían talleres (algunos gratuitos, otros no) o abrían las puertas de sus casas a los hijos de sus amigos, compañeros de trabajo o estudiantes para comentar sus textos, pero, hasta donde yo sé, jamás hubo algo parecido a La Casa del Escritor, un lugar que recibía (y recibe todavía, creo) a cualquier novato de literatura de cualquier parte del mundo.

Alguien ( Don Escoto), junto a Ana Escoto y Rafael Menjívar Ochoa durante la presentación de Nueva Palabra 2009. Ana ganó con Menguantes y otras creaturas.

Rafael habla con la propiedad que le permite su obra. Su basta experiencia hizo que muchos investigáramos y leyéramos más allá de lo que se consume en El Salvador. Pasábamos horas hablando de libros y películas. Escribiendo guiones, haciendo videos. Casi todo está aquí. Es su forma tan singular de hablar o escribir por lo que a muchos no les ha caído bien, pero al final su obra es la que vale y habla por sí sola.


Rafa en una faceta cotidiana: con un plato de pasta

Es un gran tipo. No es un santo, ni un monje. Es alguien que se dedica a las letras. Que le gustan las camisas a cuadros y le encanta fumar. Que tiene tres hijos y un montón de libros publicados. Tiene amigos. Muchos queremos tenerlo un rato más para que corrija el par de novelas que tiene inéditas y que nos regale unas pláticas. En este post los invito a unirse a Fuerza Rafa y contribuyamos a devolverle la salud a este prestigioso amigo, periodista y escritor. Los que lo apreciamos y admiramos no lo vamos a dejar solo. Es todo un profesional y a eso y su calidad humana le debemos respeto y cariño. Con el esfuerzo de mucha gente se puede lograr.

¡Ayudemos!

Comentarios

Aniuxa ha dicho que…
Ese "alguien" es mi papá
Sandra ha dicho que…
siiiii, ese "alguien" es Don Escoto :)
Ricardo Hernández Pereira ha dicho que…
Ah, bueno, ahora que sé lo corregiré.

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador