jueves, 9 de septiembre de 2010

Sobre los tres días de paro en El Salvador

Llevaba diez minutos en la parada del autobús cuando surgió el presentimiento. Luego de quince minutos, en el mismo lugar, había una veintena de personas que se comenzaban a resignar: el paro de transporte era inminente.

Hice una llamada telefónica y me di cuenta que las noticas de las 6 habían sido ciertas. El paro era general.
Pedí “Ray” y llegué a mi trabajo con 22 minutos de retraso. La frustración era obvia en los rostros de los pocos compañeros que logramos llegar.

En la calle los pick ups iba y venían atiborrados de personas. Montones de bicicletas transitaban por las aceras. Medio centenar que policías, soldados y radiopatrullas se paseaban vigilantes por las esquinas y los cemáforos de la capital. Toda una escena de Terminator II.

Hacia las 6:00 pm me di cuenta de las declaraciones de un marero hp: “el paro era en pro de la gente pobre”. El paro lo hacían porque “el costo de la vida es muy alto”. No lo negaré: una sarta de insultos se me vino a la mente.

Las consecuencias no son sólo económicas, sino psicológicas para la población. La gente tiene psicosis colectiva. Respira, come, camina, duerme con miedo. Un rumor crea un caos total en la capital. Eso es poder. Eso es tener la capacidad de poner de cabeza a todo un país. Y las pandillas lo consiguieron. ¿Quién manda en el país? ¿El miedo? ¿No que nadie iba a intimidar a El Salvador?

Yo sí salí a trabajar. Caminé el miércoles a mi trabajo. También fui al centro. No me dejé intimidar. Si mi libertad de movilizarme es de las pocas cosas que me quedan, la usaré.

No sé cómo va a terminar esto. El gobierno tiene que aplicar medidas más drásticas contra esta peste. El Salvador necesita tomar medidad serias y casi desesperadas para acabar con esta matonería. Al menos yo no voy a dejarme intimidar; no porque lo diga una valla publicitaria mal escrita, sino porque lo creo. Porque si digo que amo un país tengo que tener el suficiente valor para no ahuevarme. Porque todos tenemos derecho a ser felices.

Sólo eso sé.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...