Quemar buses y reír


Buses en llamas. Niños que se queman. El hierro se coce. Nadie parece oír, pero los huesos crujen. La gente lo sabe, y no es que no quieran escuchar. Es sólo que el sonido se ha vuelto tan cotidiano.

Comentarios

os escribo desde España, la barbarie no tiene nombre,
aunque no comprendo la situacion
lamenteblemente es una gran tragedia, lo siento.
http://tomasdevillanueva.blogspot.
com

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador