Los hombres que miraban fijamente a las cabras - Comentario


Bill Django (Jeff Bridges), luego de una revelación que tuvo en Vietnam, decide formar una nueva unidad especial dentro del Ejército de los Estados Unidos: el Ejército de la Nueva Tierra. Luego de descubrir nuevas experiencias en el movimiento Nueva Era desarrolla en sus reclutas poderes paranormales con la sola idea de crear un ejército de amor y paz. Django entendió que si quería cambiar al mundo debía comenzar por cambiar los ejércitos. Fue él quien empezó a investigar sobre Armas No Letales.

Durante la invasión a Irak, Bob Wilton (Ewan McGregor), un reportero que huye de sus problemas matrimoniales, decide ser cronista de guerra y se encuentra por "causalidad" con Lyn Cassady (George Clooney) en Kuwit. Lyn le dice que formó parte de la unidad especial de Bill y que ha sido entrenado para ser un guerero Jedi. Lyn tiene superpoderes mentales que van desde la Invisibilidad hasta la habilidad de detener el corazón de una cabra con sólo mirarla fijamente. Bob está deseperado. Necesita entrar a Irak y conseguir una nota. Entonces decide enbarcarse con Lyn a una misión encubierta que no es revelada sino hasta el final de film.

Durante el viaje ambos son secuestrados por bandidos irakíes. Se ven envueltos en un lío entre aseguradoras estadounidenses y finalmente se pierden en medio del desierto, hasta ser encontrados por el Nuevo ejército de la Nueva Tierra, a cargo de Larry Hooper (¡el Sith de la película!). Hopper invita a su antiguo archirrival Lyn a unírsele, ya que muchos de sus antiguos compañeros (incliyéndo el Maestro Jedi, Bill) trabajan ahora para él.

Bob (ahora como un padawan) convence a Bill de que la redención es posible y durante la noche ponen LSD al agua y a los huevos del desayudo. A la mañana siguiente, toda la base militar se encuentra drogada. Bill y Lyn libera a los presos irakíes y huyen en un helicóptero del ejército para no volver a ser vistos nunca más, no sin antes encomendar a Bob una nueva misión: contarle al mundo lo que sucedió. Bob, ahora un hombre nuevo (un Jedi) escribe su historia y la envía a todos periódicos e informativos de televisión cuando regresa a su país. Obviamente nadie le cree y sólo publican cómo los prisioneros enemigos son torturados obligándoseles a escruchar las canciones de Barny 24 horas al día.

Los hombres que miran fijamente a las cabras posee un guión excelente y actuaciones y actores de primer nivel. Es una película que logra su objetivo principal: entretener. Se limita a contar algo tan simple de la manera más efectiva donde recurre a guiños sobre papeles anteriores de los propios actores (los Jedi para McGregor o el personaje excéntrico de O Brother, Where Art Thou? en Clooney) algo que la hace todavía más divertida, irreverente, y menos cuadrada.

Con todo derecho, creo que la película se merece ver, y no una sino seis veces. Hay detalles magistrales como cuando sueltan a las cabras al final, y cuando liberan a los presos que han estado en las garras del lado oscuro... ¿de qué color es el uniforme que llevan puesto?, me suena igual al de Guantánamo.

Buena peli. Me satisfizo el alma.

Comentarios

Sandra ha dicho que…
siiiiiiiii, ya la vi 3 veces desde que la compré, es una graaaan cosa :)

No debiste contarla toda, pero en fin, vale la pena, aunque admito que mi principal motivación para comprarla fue la foto de Georger Clooney en el afiche, pero está genial la peli.
Ricardo ha dicho que…
Yo la voy viendo 6 veces. Creo que nunca me va a aburrir.

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador