Los escarabajos en El Salvador

Un escarabajo no es un auto. Es una máquina que después de manejarse no se vuelve a ser el mismo. La primera vez que manejé uno fue hace dos años. Era un vocho negro apodado "Blaky" que conduje en carretera y en calle de tierra. Todavía puedo sentir el cambio de velocidades, lo flojo de volante, el pedal del freno que tenía que sumir como Pedro Picapiedra.

Aunque no es un auto, tengo muchas razones para admirar a esta máquina: literalmente significa "la máquina del pueblo", fue el primer auto de mi familia, fui fan (y sigo siéndolo) The Love Bug y hace 7 años casi me mato en uno de estos.

La historia del Volkswagen es curiosa. El mismo Hitler añoraba que cada familia alemana tuviera su propio auto. Éste debía ser eficaz, de gran confiabilidad y excesivamente económico. Ésta tarea se le encomendó a Ferdinand Porsche y con el paso del tiempo lo consiguió. El Escarabajo se produjo en Europa, Asia, Oceanía, África y América, especialmente en México y Brasil. En El Salvador todavía es común verlos. Inclusive hay gente que se asocia y se reúnen por el sólo hecho de poseer uno.

Por acá encontré un blog que habla un poco al respecto.
Siento nostalgia por estas máquinas.
Que vivan los vochos!

Comentarios

Rolando Peralta ha dicho que…
Son mas que legendarios.
Mi padre tenia uno aleman del '73. Incluso tenia el manual para repararlo el mismo.
En una ocasion converse con una familia de amigos alemanes, y nos comentaban que realmente fueron hechos con ese objetivo (que pudieras arreglarlos en casa).
El de mi padre siempre fue una belleza. Nunca prendio fuego, nunca tuvo problemas de direccion, o de caja de velocidades.
El unico problema que recuerdo era el cable del acelerador, que quiza se cortaba cada 18 meses.
walter lovo ha dicho que…
Cuanto cuesta un escarabajo actualmente.
Anónimo ha dicho que…
Piece of writing writing is also a excitement, if you
be familiar with then you can write otherwise it is complex to write.


Look at my blog post stainless steel vs sterling silver flatware

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador