Un silencio incómodo

Esperar un mes para un partido de hexagonal y mirar cómo tu equipo favorito pierde ante el último de la tabla, hace que en la oficina exista un silencio incómodo, de pena, y nadie se atreve siquiera a hablar de fútbol, o de algún otro deporte que se juegue con un balón esférico.
Entonces, los temas tienen que girar en torno a asuntos más superficiales, estúpidos: ropa, clima, corbatas, sombreros, etc.
Silencio sabroso en oficina de fanáticos, con las ganas de olvidarse de ayer. ¿Habrá otro partido? No lo quieren saber, sólo saben que para cumplir su máximo sueño y ser parte de las generaciones que tuvieron la oportunidad de ver a su equipo jugar en un Mundial, su Azul, nuestra Azul, debe ganar todos los partidos siguientes, algo épico, casi surrealista.
De todos modos, a esperar se ha dicho;y como dijo Jorge Hernández, el sol sale para todos, los partidos se trabajan minuto a minuto, se ganan con goles y no hay mejor forma de defensa que el ataque.
P.D. Espero algún día llamen a Eugenio Calderón para Técnico de la Azul, me gustaría ver si así como ronca duerme.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador