Pensamientos de la mañana:

Me sumerjo en las profundidades de mi trabajo. Creo que me automatizo y me hallo rodeado de una montaña de carpetas y portafolios. Mi vida gira en este pequeño lugar. Ahí afuera hay voces, pero me importa más mi trabajo: estos números, las personas detrás de ellos, los panes con crema, la música que brota del audífono, los panes con crema machacados en mi boca, las flores, la tilde, más panes, el lápiz, las esferas de cristal, y los niños que juegan en las escaleras de mi memoria.

Nada que venga de allá fuera me dañará. Que nadie se atreva a derribarme de mi roca.

Nadie me toca.

Sigo calificando.
...

Falta un hora.
faltan diez.
faltan tres.
dos.
uno.

Guardo mis cosas.

Descubro que me sudan las manos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las contradicciones del alcalde Bukele

Tres poemas de Cortázar

Lanzar los dados de Charles Bukowski