Para ser francos, sólo en navidad.


Soy un tipo despreciable que merece morir sin mayores contemplaciones. Soy un lobo que hace las veces de oveja y vice versa. No me caigo bien. No soy un alma pura, aunque en algún momento quise llegar a serlo. Las amistades son demasiado importantes para mí. Los detalles significan todo. Si llegara a ser presidente de la república aplicaría la pena de muerte, y haría desaparecer el ejército. No me gusta ponerme "blandito", a veces finjo hacerla de "duro" y me sale muy bien, pero en el fondo soy demasiado frágil y liviano. Creo que hubiese sido un buen cura un buen mercenario. Me gusta la biología. Detesto a los pastores evangélicos. Me cae mal ser demasiado mujeriego. Me cae mal tomar, aunque se me olvida qué tan mal me cae y lo hago de vez en cuando. La literatura ocupa un lugar importantísimo en mi tiempo y cerebro. No me da pena decirle a otro hombre que lo amo. Me importa poco lo que piensen los demás. Me como las uñas y mis dedos se quedaron ciegos desde hace muchos años. Cuando estaba chiquito pensaba que la Sigüanaba me iba a salir de debajo de la cama y que los ladrones se irían a meter por la parte trasera de la casa a golpearme a violarme y a robarse el televisor. La sopa de res es la mejor de todas las sopas. Tengo un amigo llamado Alejandro que hace poco vino de España y sospecho que es maricón. Tolero a los maricones, siempre y cuando no se metan conmigo. Me cae mal que me quieran ver la cara de pendejo. No soy un tipo "especial", no soy talentoso en nada, y si he llegado a ser bueno en algo ha sido por pura práctica, trabajo y experiencia. Detesto los textos que se refieren a ellas y a ellos como "los niños/as, profesores/as". Me gustan los Tigres del Norte. Deberían haber campos de exterminio para los que escuchan, les gusta y/o cantan reggeton. Veo Dr. House demasiado seguido. Este año he cambiado mucho, mucho. Me duele el pecho y en las noches de frío me cuesta respirar. Que dios me perdone, pero este año me fue demasiado bien. Mi jefe es demasiado indulgente conmigo y eso me mata. Estoy harto de la teletón, estoy harto de TCS y gracias al cielo tengo cable e internet, gracias al cielo existen los libros y revistas de Novedades. Ya estoy harto de tantos mediocres y cerdos que arrojan la basura por la calle. Harto de políticos. Harto de niños quemados, de violencia, de mareros, de propaganda del gobierno, de que no me atiendan en el seguro. Lo único que no me hartará jamás son los libros, The History Chanel, las películas de Pedro Infante, la Dimenión Desconocida y las mujeres.

No me gusta hablar de mi, en serio, soy muy celoso en eso, pero por ser fin de año hice una pequeñísima excepción. Felices fiestas. Todo es mejor con moderación.

Comentarios

Rafael Menjivar Ochoa ha dicho que…
Busca Memorias del subsuelo, de Dostoyevsky, lo más urgentemente que puedas, y léelo. Te va a encantar.
Tita ha dicho que…
Feliz Navidad Ricardo. Espero que no detestes también la Navidad.
Ricardo ha dicho que…
Rafa: Jejeje ya lo comencé a leer.
tita: Feliz Navidad a tí también. Esta es de las mejores épocas del año.

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador