HSBC no es una bebida embriagante... pero ya me tiene a verga.

He tenido mucho trabajo estos últimos días (he "burriado" pue). Estoy a cargo de un curso de nivelación pre-universitario, y la planificación y los proyectos me traen algo irritado. (Me siento como: HSBC no es una bebida embriagante... pero ya me tiene a verga!!!).

Me duelen a demás los pies. He tenido que calentar agua estas dos últimas noches y meterlos en un huacalón que mi madre no ocupa mucho si no es sólo para meter la ropa en rinso. Aún así, me siento satisfecho conmigo mismo. Después de lo del sábado he comenzado a escribir algo interesante y no hay nada que me pueda detener. (GRACIAS, (RALPH Y KRIS)).

Entre tantas cosas que tengo planeado escribir en este post ( y no sé por cuál me vaya a decidir y con cuál vaya a terminar) comenzaré hablando (además del dolor de mis pies y del curso de nivelación) FELICITANDO A LA BITCH POR SU GRADUACIÓN!!!. Sí bitch, ya pedí permiso permiso para faltar el viernes así que ahí me tendrás.

¿Qué más?... ¿Qué más?... ¿Sobre Tony Saca? Bien (ya la tenía guardada), pues... reflexionando y reflexionando, he llegado a la conclusión de que JAMÁS he logrado verlo como lo que oficialmente es: un presidente. Bueno, es ese tipo de reflexiones en las que uno cae después de mucho tiempo. Es decir, Tony Saca es Tony Saca, eso nadie se lo va a quitar de la mente. ¿Que se le vea como presidente? Mmm ¿Existen las pupusas sin curtido?. El tipo ha sido producto de una fuerte campaña publicitaria (y lo sigue siendo hasta el momento, por si se les olvida quién es) pero de ahí verlo como EL SEÑOR PRESIDENTE, pues.... se le ve como Tony Saca y ya, el gordo cejijunto que se trata de tú a tú con los periodistas y anda por todos lados haciéndole campañas a ARENA y visitando a Jorge W Buch, (todo con un fuerte sentido humanoide).

El tipo es un show. Eso no me irrita, me resulta gracioso. Es decir, uno se imagina a un Presidente con talla de Presidente. ¿Cómo me lo imagino yo? no lo diré, pero lo pensaría, al menos, sin su nombre en diminutivo (de mal gusto para un Presidente (a mi gusto)), mucho menos que te hable en plan de "Qué ondas, dime, soy tu amigo y te quiero ayudar, ¿te canto un gol?"

No me detuve, para ser sinceros, a reflexionar sobre su último discurso de plan de nación, pero imagino será "algo para aliviar el bolsillo de los salvadoreños". Necesitaría la opinión y el análisis de un economista (Aniuxa!!! Help me!!!!). Su problema, y no quiero sonar a cliché, es que el tipo no es sincero consigo mismo. Todo se reduce a eso. El tipo actúa, y actúa mal. Es decir, trata de creerse lo que en realidad no es, pero, que de algún modo muy real, es, aunque sea con todas las de la ley, pero no puede.
Quizá haya algo en su cara que no me caiga muy bien. Estoy casi seguro que es eso. En fin, no seguiré con el tema. No me gusta su cara. Sólo digo que en este país suceden cosas extrañas y eso es una de esas cosas extrañas. ( Y hay muchas otras también, de distintos colores y sabores).
Quiero terminar esta bella catarsis elogiando a Blackman y a la la inspiración de Blackman. Ya vi los primeros anuncios. (¿Cae Nieve en El Salvador?, no, ese es el de navidad; cayendo nieve en El Salvador??? ¿Desde cuándo?)
Retomaré las sabias palabras de B que dicen más o menos así: "¡A esconderse todos, ahí viene la teletón!". De veras, ocúltense, las consecuencias podrían ser devastadoras.

Comentarios

Aniuxa ha dicho que…
Je je! Me invocaste jijiji Igual ahorita hay poco que analizar, hasta que hayan cosas más concretas

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador