Caminar


Me gusta caminar. Aveces camino grandes distancias sólo porque me dio la gana de no tomar el bus ese día. Es divertido, lo recomiendo, es un buen ejercicio y te ayuda para pensar y pensar.
Por ejemplo, ayer caminé desde el trabajo hasta la casa donde mi abuela pasó sus ultimos días. No es porque no tenga para pagar el autobus (aveces sí no tengo), es sólo que caminar ayuda y me hace sentir bien. Otra vez caminé desde mi casa hasta Galerías, no es gran distancia, pero si se va despacio y se tiene en qué pensar, el camino se hace fácil.
Me gusta caminar, aunque a veces no encuentro lo divertido del asunto.
A veces se vuelve sólo eso: caminar, caminar.

Comentarios

Beautty Butterfly ha dicho que…
Apoyo tu tesis de que caminar ayuda a pensar.
De hecho, yo camino tres días por semana, del trabajo a mi casa.
Esos días son para pensar en lo que pensaría si hubiera abordado el autobús.
Los otros tres días restantes, abordo el autobús y pienso en lo que pensaría si estuviera caminando.

¿Qué hago el séptimo día?
Hecho la weba, pensando en porqué perdí tanto tiempo pensando.

Me gustó éste post.
Pero tu blog, en general, me agradó más.
Gracias por el comentario.

P.D. Me tomé el atrevimiento de colocarte en mi lista de enlaces.

Atte.
Mariposa Vanidosa y Judía.
Ricardo ha dicho que…
Buena onda. Encantado; igual tú estás en los míos
Nancy ha dicho que…
Amo las caminatas no solo por que me ayudan a pensar si no tambìen porque me hacen ser màs perceptiva a todos los sonidos del ambiente y lo disfruto.

Que tengas buena semana.
Ricardo ha dicho que…
Eso también. Hey, te debo una, gracias por las direcciones!
Vanessa ha dicho que…
Dicen que para conocer una ciudad hay que hacerlo caminando. Por eso lamento tanto la falta de seguridad de nuestros países. Son pocas las personas que pueden decir que de verdad conocen nuestro Graaaaaan San Salvador.
Ricardo ha dicho que…
¿Graaaann? ¿De dónde?
Tienes razón, ahora uno nunca sabe si regresará completo o en partes a su casa
Me alegra tu visita
Herberth Cea ha dicho que…
Pues yo no conozco muchas partes del lado oriente de la capital, y el norte, como Apopa, Ciudad Delgado y esos rumbos, si conozco lo necesario. Y con lo fácil que es perderse, luego hablaremos Ricardo.

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador