Vanguardia Estudiantil

Vanguardia Estudiantil es un medio de comunicación, hecho para y por los estudiantes de la Universidad Pedagógica de El Salvador con el fin de promover la participación tanto en el alumnado como en los diferentes sectores que integran la comunidad universitaria.
Vanguardia es un boletín. Para ser más exactos, dos páginas de papel bond dobladas por la mitad que forman cuatro hojas, o sea ocho páginas, en donde escribimos lo que se nos da la santa y regalada gana (siempre y cuando no vaya en contra de las normativas de la U)
Algo es algo.
Lo bueno es que existe un medio escrito de circulación institucional donde damos nuestra opinión respecto a algún tema determinado, criticamos, provocamos, informamos, orientamos, entretenemos. Es algo que ahí está para quien lo quiera usar. Siempre bajo el ojo vigilante del editor (no diré quién).
Vanguardia lleva hasta el momento cinco publicaciones, sale quincenalmente y está calando en el buen ánimo de los lectores. Aunque siempre hay uno que otro imbécil que intenta entorpecer la distribución... gajes del oficio.
He aquí un Editorial, haganlo pedazos por favor:
Responsabilidad Social de los Medios de Comunicación

El 2007, por decreto legislativo, se ha declarado Año de la Paz Social. Los medios de comunicación, por su parte, desde de enero iniciaron la campaña MEUNO (Medio Unidos por la Paz), una propuesta interesante de regulación de la información y promoción de la Paz Social; una iniciativa buena hasta cierto punto, sin dejar de lado que el problema es mucho más profundo.
Uno de los acuerdos tomados por los medios fue prohibir la transmisión de escenas violetas; dejar de alimentar el morbo que muchos noticieros nacionales estaban acostumbrados a brindar, destacando las noticias positivas, con la idea de crear un clima de tolerancia.
No se puede tapar el sol con un dedo. El Salvador vive uno de los períodos más violentos de su historia y sería demasiado inocente quererlo remediar con comerciales de 30 segundos y canciones una vez por día.
Se desea erradicar la violencia pero son los mismos medios de comunicación quienes la fomentan. Al joven se le dice que la violencia es mala, los vicios dañinos, que la pornografía causa severos trastornos sexuales en la adolescencia, que haga buen uso de su libertad sin llegar a extremo del libertinaje. Esto es como decirle que “Santa” vive en Hawai, cuando ya tienen idea de que “Santa” no existe.
El Ministerio del Interior es el ente responsable de regular la información que se transmite por las radios, periódicos y canales de televisión. Y como ya está comprobado que “no se puede vivir sin radio” (si es que todavía hay alguna que vale la pena escuchar), radios de la Corporación FM y Corporación YSKL dedican gran parte de su programación a transmitir lo que se considera el género musical del momento.
Esta música es buena, posee un buen ritmo, aunque primitivo, que despierta el deseo de bailar; el problema radica en el contenido, en las letras de las canciones, es decir, se está transmitiendo pornografía musical, abiertamente, de manera directa o alegórica, pero que se grita a los cuatro vientos y se entiende (y lo peor de todo: se asimila). Lo más triste del caso es que estas emisoras son las más escuchadas en el país.
Sin pecar de “puritanos”, es evidente que El Salvador no tiene bajos índices de maternidad infantil, tampoco de violencia y/o de integridad familiar. Entonces, ¿qué se pretende con esta paradoja? ¿Por qué no normar estas emisoras y a sus (serán de verdad) locutores? ¿Se está cumpliendo el compromiso social de los medios de comunicación o se siguen intereses particulares?
Sería demasiado irresponsable negar que este tipo de bombardeo no tenga nada que ver con la situación actual de la sociedad, probablemente sea poco, pero indudablemente no contribuye en nada positivo. Lejos de eso crea un clima de frenesí, donde el instinto puede más que la razón.
En definitiva, además de la campaña MEUNO, debe de iniciarse una verdadera y eficaz regulación de los espectáculos públicos, partiendo de que la familia es la base de la sociedad, esta campaña debe ir orientada especialmente a la familia salvadoreña (o principalmente dirigirse a ese escenario).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador