Depresión

Es extraño ver cómo se puede pasar una persona tanto tiempo sin saber exactamente qué es lo que tiene. Me puse a buscar esta información y creo que poseo más de alguno de esos síntomas. No sé. De verdad, creo que muchas personas pasan por esto sin siquiera saberlo. Se produce por grados de intensidad, etapas, o varía según el momento. Pienso que la gran mayoría de salvadoreños estamos así y eso es alarmante y quizá sea parte del porqué nos comportamos de tal o cual forma.

A ver, va más o menos así:

Un trastorno como la depresión afecta el ánimo de manera radical y no como arranques emocionales que resultan de problemas particulares, los cuales, generalmente , son de un tiempo mucho mas corto. Los síntomas centrales de la depresión son:

• caída del ánimo
• pérdida de energía e interés
• sensación de enfermedad física o debilitamiento
• baja concentración
• apetito y sueño alterados
• disminución de las funciones físicas y mentales

Esto ocurre tan comúnmente que mucha gente se enfoca en estos problemas sin darse cuenta que están sufriendo depresión.
Pero es probable que sean los sentimientos de:

• desesperanza
• desamparo
• culpa
• ansiedad
• tristeza

En lo personal me afecta demasiado la ansiedad, acompañado de mucha güeva y aveces valeverguísmo extrem. Quiza esto sea motivo de broma pero incluso la realidad nacional nos está invitando a la depresión. No sé uds pero a mí me deprime ir escuchando basura en el bus. Ver cómo la gente arma broncas por un mísero error. Escuchar pleitos injustificados. Ser bombardeado de propaganda del gobierno. Ver a Toni Saca vestido de Gato con Botas (no, eso sí causó gracia). Sentir que los aumnos no tiene deseos de aprender... mejor ya no sigo. No me lo tomo a pecho, no lo hago personal, creo que de ahí mi valeverguísmo extrem. Hacerme el "discimulado" y encerrarme en mi mundo de literatura y música. El dinero es hermoso, creo que es lo único que no me deprime (exagero)

El siguiente relato escrito por un anónimo, que apareció en el British Medical Journal, ayuda a ponerla en perspectiva:

"Un síntoma de los malos tiempos es que usted piensa que ellos nunca acabarán. Usted se convence a si mismo que está condenado para siempre a un estado de media vida. Usted despierta a un susurro y necesita un esfuerzo desmesurado para dejar la cama. Usted sabe que debe levantarse para detener el sentimiento de desesperación, pero la languidez que es una característica de la condición lo mantiene ahí, contemplando el techo con una mirada estática, reflexionando sobre el interminable día que nos espera. Todo significa un esfuerzo y se realiza lentamente. La tarea más pequeña es un peso para usted... Problemas menores se convierten en temas de gran magnitud. Las decisiones son postergadas y evitadas. Las simples tareas son aplazadas indefinidamente. Lo peor de todo es la desintegración de su autoconfianza. Usted titubea al hablar y al actuar. El sonido del teléfono lo hace saltar y no se atreve a responder".

De veras da miedo. Sin nada de bromas, hay que hacer algo contra la depresión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador