Proceso Creador

Es un hecho. El único horario en el cual puedo concentrarme y producir cosas que vedaderamente me gustan es a media noche y de madrugada. Estos últimos dos meses he trabajado duro. Pero la mayoría de las ocaciones y con resultados favorabes ha sido todo entre 11:00 pm a 1:30 am.
En la mañana me levanto como a las 9:00 y el resto del día me ando durmiendo en los buses.
La vida sería linda si cayera dinero del cielo y no tuviera que levantarme tempano para ir a estudiar o trabajar. Me la pasara leyendo o tocando guitarra, escuchando música, escribiendo, viendo pelícuas, etc.
La vida es cruel.
Estoy disfrutando mucho esto. A veces hago cosas que me asustan. No sé si dependerá también de la hora. A veces me hace barra mi padre y nos quedamos mirando la tele hasta las doce. Algún día del próximo año las voy a llevar a La Casa, terminaditas y puliditas, todas las "cositas" en las que he estado trabajando.
También me ha ayudado la libreta de apuntes. Siempre ando conmigo una, sin importar donde vaya. Eso se lo aprendí a Mario Zetino. Gracias.

Comentarios

Nancy ha dicho que…
Sabes, la noche y la madrugada tambièn son mis mejores momentos para escribir, pero cuano e corregir se trata prefiero hacerlo entre las cuatro y las seis, no se como que soy màs paciente a esas horas...
Ah...una cosa màs Kafka es uno e mis autores favoritos
Ricardo Hernández ha dicho que…
Gracias, he comenzado a leer unos cuentos de él. Me parece que tiene muchas cosas buenas y otras que... bueno, nadie es perfecto.

Entradas populares de este blog

Lanzar los dados de Charles Bukowski

Tres poemas de Cortázar

Historia de los Terremotos en San Salvador, El Salvador