jueves, 9 de diciembre de 2010

Para quien se quedó con mis cosas


Todavía hay gente decente que procura hacer el bien a los demás. Aquí hay uno de esos. Mis cosas poco valor comercial tenían: libros, un cuaderno con mis textos, dos memorias USB y tres fotos familiares. En una de las memorias estaba mi currículum, mis números, mi correo. Mis contactos para que se comunicara conmigo y me dijera que las había encontrado. Se lo hubiera agradecido muchísimo. Esas cosas eran muy importantes para mi. Usted lo adivinó. Esas cosas todavía guardan mi energía. Y las llamo casi todas las noches.

Sólo espero que los libros los use para leer, si es que lee, o los venda a los usados. Tal vez ahí los recupere. Que las fotos nos las destruya y las deje tiradas en la calle. Tal vez pase por ahí alguien que me conozca y las encuentre. Que el libro con mis textos lo queme. Nadie que no sea decente merece leerlos. Y que el estuche negro no lo ande consigo. Si lo llegara a identificar con él le podría ir muy mal.

El problema no es que haya gente pendeja, sino que cada vez hay más. Que lo demás le apoveche. Seguro s lo puede meter por donde mejor le plazca.

Pienso en usted.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...