lunes, 4 de enero de 2010

Ah, mis veinticinco años

V

Ah, mi vida de antes sin mayor objeto
Que cantar, cantar, cantar,
Como cualquier canario de solterona beata.
Ah, mis veinticinco años tirados a la calle.
Veinticinco años podridos que a nadie le sirvieron de nada.

Pobrecito poeta que era yo, burgués y bueno.
Espermatozoide de abogado con clientela.
Oruga de terrateniente con grandes cafetales y millares de esclavos.
Embrión de gran señor, violador de mengalas y de morenas siervas
Campesinas.

Y me he muerto en la flor de los años y a media carcajada de la vida,
Cuando era una promesa para varias familias
Y una clara esperanza para dos o tres patrias.
(¿Cuántas niñas cloróticas lloraron sobre esta mi muerte sin sentido?)
(¿Cuántos borrachos repitieron entre hipos mis inútiles versos?)
(¿Cuántos curas rezaron por el descanso eterno del alma que no tuve?)

Y descendí también a los infiernos.
He visto al hombre desnudo y tembloroso
Purificarse en llamas de miseria.
He visto al hombre en toda su terrible verdad,
En su espantosa y sublime verdad,
Revolcarse en los lodos de las más cruentas y salvadoras objeciones,
Empinarse en los inicuos pedestales de las más íntimas y dolorosas
Bajezas

Y surgir transparente de los fuegos de su propia recriminación.

Y también me levanté de entre los muertos.

Violento, desatado,
Como un huracán recién parido,
Colgado de mi angustia,
Despeñado en mis ímpetus,
Con los ojos cuajados de asombro y la palabra apenas murmurada
Dejando todavía acre sabor de sangre entre los labios,
Cargado con el enorme peso de la respuesta única,
Ardido en los crisoles de hondos regocijos,
Resurrecto en la alegría fecunda y madrugada
Que puso en mi cariño dos radiosas auroras proletarias.
Y el camino fue ancho y la luz fue más viva.
Vida, pasión y muerte del antihombre 1978
Pedro Geoffroy Rivas

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...